La trompa del Elefante

A expensas de la “acalorada” disertación vespertina de Ivy acerca de La II Guerra Púnica, el gusanillo de  la curiosidad ha aguijoneado mi sed de conocimiento y me ha llevado a indagar en los claroscuros del tema.

 El tema en sí es la confrontación de la República de Roma con Cartago, es decir, es como un Madrid-Barça. Roma, fuerte, poderosa y acostumbrada a hacer lo que salía de la po… y Cartago, el “outsider”, una ciudad en franca expansión y hasta los mismísimos de que Roma hiciese y deshiciese a su antojo a lo largo y ancho del “Mare Nostrum”. Todo esto en un marco histórico que abarca desde el 219 a.C. al 201 a.C. donde, para situarnos, podemos adelantar que todavía vivía un tal Arquímedes en la ciudad siciliana de Siracusa.

 La primera gran pregunta que surge es: si la guerra es entre Roma y Cartago, ¿por qué sacrosanta razón se llama Guerra Púnica? La cuestión tiene fácil solución:

 a)    Porque la ganó Roma, en caso contrario se hubiese denominado II Guerra Romana, o algo similar, porque la Historia siempre la escriben los vencedores.

b)    Porque los romanos llamaban a los cartaginenses “Punici” (Púnicos) en alusión a su origen Fenicio (“Poenici”).

 

La confrontación nace en Hispania (como no podía ser de otra manera. Aquí, desde tiempos inmemoriales, siempre nos ha gustado mucho el tema de dar por el culo). El este de la península era un pequeño hervidero de ciudades, unas bajo protectorado romano y otras bajo protectorado cartaginés que se llevaban a matar. La ciudad de Sagunto intentaba lograr la hegemonía de la zona a costa de putear a otras de dominio cartaginés así que Aníbal (aunque también le encantaba que los planes le saliesen bien, no confundir con el de El Equipo A) tuvo una excelente excusa para desembarcar allí con un ejército 75000 soldados, 9000 jinetes y 37 elefantes de guerra.

 A Roma no le hizo gracia la osadía de Aníbal y declara la guerra. Aníbal sabía que no tenía nada que hacer con la flota romana así que, le echa un par, y decide atacar Roma cruzando Pirineos y Alpes, enfrentándose a toda tribu gala que le sale al paso. En definitiva, que fue el primero que hizo un Tour de Francia de los montañosos. La travesía, en pleno invierno, causa sus bajas y llega a Turín con 26000 hombres, 6000 jinetes y 3 elefantes.

 A partir de aquí da una lección de estrategia militar tras otra y vence a los romanos en Ticinio primero, ganándose el apoyo de las vecinas tribus, en Trebia, en el lago Trasimeno y en Cannas donde, riza el rizo, y con un ejército de 50000 soldados y 10000 jinetes vence a un ejército romano con 36000 efectivos más.

Entonces Roma, consciente de que no ganará a Aníbal en enfrentamiento directo, empieza a jugar al gato y al ratón, fortifica la ciudad, emplea la táctica de “tierra quemada” y trata de aislar al ejército de Aníbal impidiendo el abastecimiento externo y la llegada de refuerzos desde Hispania, donde Asdrúbal intentaba hacer su parte, o Cartago. En definitiva, sino puedes ganar por talento hazlo por desgaste. Finalmente un Aníbal exhausto cede en la batalla de Zama ante Escipión “El Africano” y las condiciones de Paz impuestas por Roma harán que Cartago no vuelva a ser jamás una amenaza en el Mediterráneo.

 A favor de Aníbal hay que decir que aguantó él solito 15 años de guerra en tierras hostiles a base de intuición y talento militar. Por todo ello, es considerado el padre de la táctica militar.

 Conclusión:… ¡La culpa fue de los putos elefantes!

Dámaso Martínez,Publicado en Mon Apr 17 17:59:07 UTC+0200 2006

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La trompa del Elefante

  1. Diego dijo:

    Siempre supe que Anibal era uno de los nuestros, un hombre que ponía toda la carne en el asador en pro del espectáculo, aunque ello le costara la vida a un puñado de miles de sus hombres. El caso es que Anibal le echó al asunto un par e hizo algo muy español, por otra parte, que puede quedar resumido en la siguiente frase:
     
    "que no hay huevooooosssssssss………… que no hay huevooooossssss"- en Hispania siempre fuimos un poco bocazas, que se le va a hacer.

  2. Alberto dijo:

    si ya lo decias tu,los elfantes los elefantes….

  3. Jose dijo:

    Muchos güevos pero los romanos se colaron y no salieron hasta seiscientos años después. Aunque para entonces ya no se llamaban romanos…
    Dam, gracias por la lección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s