Amb Barcelona

La ciudad condal. Este fin de semana he vuelto a Barcelona un año después. Dicen que el tiempo da y quita razones y doce meses dan para mucho. Una visita de cinco días puede llegar a ser definitiva. En primer lugar, para comprobar sin ambages lo acertado de mi decisión de abandonar Catalunya para volver a mi amado “rollo norte”.
 
Siempre he pensado que la idiosincrasia de la ciudad no tiene nada que ver con mi percepción de la existencia humana. En ningún aspecto. Ni el laboral, ni el personal, ni el erótico-festivo. Una ciudad repleta de extranjeros donde yo soy el primero de ellos y, quizá, el único que se sienta como tal allí. Esta semana no sirvió más que para confirmar dicho extremo.
 
El viaje comenzó de culo. Paula, mi ex – compañera de piso y verdadero “leit motiv” del viaje, tuvo que hacer un viaje relámpago a Oviedo para visitar a su padre enfermo. Tampoco me preocupó en demasía, pues estoy más que acostumbrado a estas sibilinas jugadas de la perra Fortuna. Debe ser mi ascendente teucro, supongo. Una caña y la confirmación de que el doctor House, de forma incomprensible, no tenía sitio en Rivendel fue lo más al respecto.
 
Así pues, jugando una vez más de farol, me amparé en la compañía de la clara y el bueno de Henry Beyle con su conocido Fabricio del Dongo y su duquesa Sanseverina. Una compañía de lo más selecta y granada, y a la vez tan agradecida que, de igual forma, hubiesen dado lustre a mi oronda cultura literaria en la decadente Vetusta.  Sin embargo, quien tiene un amigo tiene un tesoro y si, además de amigo, es un viejo camarada del Instituto Smolny pues mejor que mejor. Allí estaba el bueno de Dinesh, demostrando, cuando más falta hacía, la altura moral de su carácter y todo el “seny” catalán del que los más presumen y sólo unos elegidos poseen. Lo mejor de los valores más representativos del “obsoleto” ideal comunista toman forma en él. ¡Qué pena de siglo para las almas sensibles, éste en el que la mediocridad impone de forma tan cruel su tiranía!
 
Su compañía y la de Noelia llenaron la noche del viernes en “El Anticuari” y, posibilitaron el descubrimiento del Pipa Club en la Plaza Reial. Un lugar que, por su parecido con los salones de cualquier club británico de la Belgravia del s. XIX, merece la pena visitar a pesar de los 9 € por consumición. El sábado visitamos en el Raval el “Margarita Blues”, un pub clásico, de los míos: aquellos con poca luz que disimulan una buena tajada y dan la oportunidad de comer a los hambrientos.
  
El domingo gocé de la magnifica conversación y dulce compañía de la señorita Unverhau, que me comentó el giro copernicano que había decidido dar a su vida para perseguir su sueño artístico con la pintura. Sólo los más valientes son capaces de semejante osadía, aunque algunos apelen a que el cementerio se nutre de ellos. Por ello, Patricia, te felicito y te deseo el mayor de los éxitos en tu nueva andadura. ¡Hasta la victoria, siempre!
 
El lunes, quizá la mejor noche, tocó rollo “freaky” en el “Flaherty´s” acompañado de la aristocracia de Santa Coloma y el inefable camarada Lalwani. Yolanda hizo gala de su activismo social y su conocimiento de los grandes temas de la sociología contemporánea lo que contribuyó a despertar en mí el gusanillo de la discordia y generar una cordial y satisfactoria discusión, de la que espero todos disfrutaran tanto como yo. Por otra parte, me ilustró acerca de las nada sutiles diferencias entre el cómic y la novela gráfica, y las virtudes de los juegos de rol, especialmente de uno de superhéroes en la Barcelona actual. En definitiva… excepcional ¡Y pensar que quería privarnos de su compañía!
 
Finalmente, y a modo de despedida, Dinesh prometió una visita a la cornisa cantábrica para el verano de 2007. Sirva este humilde espacio para adelantarle que será recibido con honores de Estado, como no podría ser de otro modo para un personaje de su alcurnia.
 
¡Moltes grácies, bon amic!
 

Dámaso Martínez,Publicado en Mon Aug 21 19:15:21 UTC+0200 2006

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s