El frío invierno (o el previo BrisA 2ª ed.)

Se acabó el verano. Llega octubre como un garrotazo en el bajo vientre. Adiós Nava y su morsario, adiós a Luanco y el premio nobel, adiós a piraguas, la atalaya y dawson crece, adiós San Mateo y los mojitos del rincón cubano, adiós al botellón callejero, adiós a las temperaturas agradables y a salir en camiseta rosa, tan moderna y tan molona.

Vuelve la rutina. Vuelven los viernes jartos y los sábados sin Berto. Vuelve el cachi del Tertu y las primeras en el Mare. Vuelve la visita a Kike en El Gótico y el ruso blanco, ahora en formato individual. Vuelve el frío y los días cortos, el cambio de hora y tralará. No está Lucho y Diego se nos va.

El panorama no es el más halagüeño. Pero entonces llega San y comenta:

          “Dam, hay BrisAmar

Y nos devuelve la ilusión. Tres meses para repetir una cita histórica. Vuelve BrisA, vuelve un clásico. Diana, en nombre de todos, tuvo la osadía de contactar con el magnate hostelero. Y el magnate, un hombre íntegro y de singular bondad, nos recordaba. Incluso estaba pendiente de nuestra llamada. Tiene más ofertas de un matrimonio con hijos, pero nos prefiere a nosotros porque somos gente de calidad.

Y allí estaremos, aunque el cielo se desplome sobre nuestras cabezas.  

 

Dámaso Martínez,Publicado en Sun Oct 1 23:01:02 UTC+0200 2006

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s