JASP

Nuevo domingo de bus rumbo a Bilbao. Esta vez no hubo chica dormida ni nada por el estilo. De hecho, como casi siempre, voy al lado de una consultora de Accenture bastante ideal. Con el único pero de que me cae mal. Y eso que ni siquiera he cruzado media palabra con ella.

a) Es de Xixón. Esto, de mano, ya podría ser condición suficiente para mi inquina pero yo no soy un hombre prejuicioso. Además, es “sportinguista”. Sin perdón.

b) Va con su portátil abierto sobre las rodillas estudiando “powerpoints” del proyecto actual o subsiguiente. Diagramas de procesos y demás. Supongo que trata de proyectar la imagen de chica JASP (Joven Aunque Sobradamente Preparada) con su logo de Accenture, sus tropecientos mil euros anuales de sueldo y la legión de problemas y responsabilidades que recaen sobre sus espaldas. Yo sólo veo una imbécil que va haciendo horas extra un domingo a las ocho de la tarde cuando debería estar follando con su novio.

c) Como perfume emana prepotencia, soberbia. No es un olor agradable, y mucho menos para mi sutil olfato. Lleva un libro en el bolsillo. Eso hace que mi curiosidad se dispare. Una chica leyendo es, posiblemente, una de las imágenes más sexy que la naturaleza puede ofrecernos. La magia suele romperse en cuanto ves qué libro lee, pero hasta entonces funciona. Este libro es en inglés. Porque hay mucha joven ilustrada que disfruta de la lectura en versión original. Es lo que tiene ser joven e ilustrada, participar en proyectos en el extranjero y tener un novio sueco, alto, rubio y con un pene de 25cm. Me revuelvo en mi asiento, cúal mosquito en tela de araña, intentando vislumbrar un ápice de la encudernación que me permita intuir el título. Mi imaginación vuela y me lleva a apostar por "The picture of Dorian Gray", "The catcher in the rye", "The oldman and the sea", "The turn of the screw", "The grapes of wrath", "1984", "Brave new world", "The bonfire of vanities" o alguna otra joya de la literatura anglosajona. Cúal sería mi sorpresa cuando no. Señores, señoras y señoritas, la maravillosa consultora estaba disfrutando de la cuidada y maravillosa prosa de Helen Fielding en "Bridget Jones´s Diary".   

¡Para correrse de gusto! La sonrisa aflora, cínica, en mi rostro. Ella me mira un poco confusa. Le devuelvo la mirada, un tanto altiva esta vez, dándole a probar su propia medicina. Porque por mucho que trabaje, por mucho que gane, por muy guapa e ilustrada que se crea y por muy bien que folle, el libro le delata y soy consciente del bodrio que se está tragando y su lamentable inglés. Suena una carcajada. Se escucha en todo el autobús. Disfruto de mi vil e insignificante victoria.

Como no todos somos jóvenes ilustrados ni tenemos novias suecas, altas y rubias, ni falta que nos hace, o quizá sí, traduzco los títulos, todos ellos muy recomendables, a nuestra lengua madre:

"The picture of Dorian Gray" –> El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde

"The catcher in the rye" –> El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger

"The oldman and the sea" –> El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

"The turn of the screw" –> Otra vuelta de tuerca, de Henry James

"The grapes of wrath" –> Las uvas de la ira, de Joseph Steinbeck

"Brave new world" –> Un mundo feliz, de Aldous Huxley

"The bonfire of vanities" –> La hoguera de las vanidades, de Tom Wolfe

Dámaso Martínez,Publicado en Fri Nov 17 20:58:01 UTC+0100 2006

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s