The Rocket

21/01/07. Final del Masters de snooker desde Wembley Arena, Londres. Son las 16.00 hora española. Ronnie O´Sullivan se enfrenta a Ding Junhui al mejor de 19 “frames” en uno de los torneos de mayor prestigio del calendario, al que están invitados los mejores jugadores del “ranking” en un formato semejante al del Masters de tenis. Se trata del torneo con mayor dotación económica de toda la temporada.

O´Sullivan llega a la final tras dejar a Ali Carter (6-1), Ken Doherty (6-5) y Stephen Maguire (6-4) en el camino. Ding llega tras eliminar en la previa a Anthony Hamilton (6-3) y después a Peter Ebdon (6-3), Stephen Lee (6-2) y Stephen Hendry (6-2).

O´Sullivan, aquejado de un fuerte resfriado, alcanza la final realizando un juego por debajo de su nivel que toca suelo en una semifinal lamentable. Ding, a sus 19 años, viene jugando con una consistencia impropia de su edad y una mezcla de talento innato y cabeza fría que le hacen temible.

Comienza el envite y el chino gana los dos primeros “frames” 1-77 (77) y 16-109 (109) jugando al nivel al que nos ha acostumbrado a lo largo de todo el torneo. O´Sullivan comete dos errores y Ding se los hace pagar con el 0-2. Dejo la retransmisión para asistir, un domingo más, a la exhibición de fútbol total con que nos deleita el Real Oviedo de Velázquez quincenalmente. Aún me pregunto qué cojones se nos perdió allí para ir a sufrir semejante suplicio domingo sí y domingo también. Ni Chesco, ni Nax, ni Óscar, ni Berto, ni San, ni Jorge, ni “el Chilín” encuentran una respuesta satisfactoria. El caso es que allí vamos, como el cerdo al matadero. ¿Será por no aguantar a Lucho a la vuelta de Udine llamándote ACFero? Seguro.

Tras el partido, rumbo a Bilbo recibo un sms informativo de Berto que me dice que O´Sullivan gana por 5-3 en el intermedio. Logra cuatro “frames” consecutivos de 99-22 (99), 62-1(55), 128-0 (128) y 101-37 (101). Ding le roba el séptimo en un reñido 64-72 y Ronnie se va al vestuario venciendo en el octavo por 116-4 (116).

No doy crédito. The Rocket is on the zone. Y cuando esto sucede con el jugador más talentoso de la historia el resultado es devastador, ni te acercas al tapete verde por mucho Junhui que seas. Así son las cosas.

En la reanudación, O´Sullivan vence por 96-0 (96) y 66-65 en un descorazonador “frame” para Ding que ve cómo se le escapa la posibilidad de entrar en el partido tras dominar 0-65. A continuación, O´Sullivan continua su exhibición con un increíble 143-0 (143) y 97-0 (97).

Con 9-3, y a falta de un “frame” para sellar la victoria, Ding entrega el partido a O´Sullivan y se va al vestuario con lágrimas en los ojos tras soportar insultos varios de un público que era de todo menos respetable, e impropio de un deporte como el que nos ocupa. O´Sullivan, consciente de la presión que soporta el joven chino, le abraza y le acompaña fuera. Tras diez minutos, ambos vuelven al ruedo. Junhui, abatido y ausente, cede 121- 3 en el definitivo decimotercer “frame”.

Ronnie gana su tercer Masters y lo hace con clase, en una memorable exhibición del mejor “snooker”. Diez días después pierde en primera ronda de la Malta Cup frente a un desconocido Michael Holt dejando una lamentable sensación de indolencia y apatía.

Para definirle sólo existe un posible concepto: genialidad. Tiene un talento innato inclasificable, que excede los límites de lo conocido. Domina los golpes con ambas manos y su capacidad para construir “breaks”  por encima de la centena es impactante, así como la rapidez con que desarrolla su juego. De ahí su apodo, The Rocket. Su punto débil radica en la mentalidad. Su nivel de exigencia hacia su propio juego es tan alto, su forma de enfrentarse al tapete verde tan ambiciosa, que sino alcanza la excelencia tiende a desquiciarse y puede perder con cualquiera o incluso abandonar el partido a la mitad como ocurrió en el reciente UK Championship contra Hendry. La genialidad también tiene su lado oscuro. La inspiración no es perenne. Ahora bien, cuando está en forma es una maravilla para los sentidos rayana a la perfección.

O`Sullivan no deja indiferente a nadie. Le adoras o le odias.   Un día es héroe y al siguiente villano. Es simplemente imprevisible. Personalmente, me encanta. Porque su entorno familiar no es el más halagüeño con un padre en prisión condenado por asesinato, porque es emocionalmente inestable, porque le desposeyeron de un torneo al dar positivo por marihuana, porque es la clase personificada en cada uno de sus movimientos sobre el tapete, por su fisonomía inequívocamente británica, por sus episodios depresivos, porque cuando falla una bola fácil vuelve a su silla negando con la cabeza y jurando en hebreo para sí, porque estoy seguro de que habla sólo por la calle, porque la mayoría de los días no se soporta ni a él mismo, porque a pesar de todo ello o como consecuencia de ello es maravillosamente cercano y agradecido con sus “fans”, porque tiene la suficiente sensibilidad para ir a consolar y animar a un destrozado rival de 19 años al que acaba de aplastar por 10-3, porque en la victoria siempre ensalza al contrincante y en la derrota se castiga a sí mismo. En definitiva, porque es humano. Porque sino fuese por la cantidad de talento inigualable que atesora podría tratarse de ti o de mi.

Te esperamos en Newport, Ronnie, anhelando disfrutar de tu mejor cara. Pero de no ser así, no te apures, te apoyaremos siempre ya llueva o haga sol; porque sabemos que cinco minutos de tu inspiración valen más que toda la carrera de otros ilustres tipo Ebdon o Dott.

Para muestra, un botón: http://www.youtube.com/watch?v=btmB-p_0QFg

P.D: Merece la pena perder 5`20“ pinchando en el enlace. Es, simplemente, fabuloso. 

Dámaso Martínez,Publicado en Wed Feb 7 00:35:21 UTC+0100 2007

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a The Rocket

  1. Diego dijo:

    Gracias a tus fervorosos comentarios yo también he experimentado una creciente admiración con este sujeto, pese a no ver un partido entero de snooker en mi vida. Y respecto a lo del Oviedín… hombre, el último partido fue caviar, algo selecto, con buen fútbol y agresividad. El otro día pudimos empezar a encontrar respuestas a nuestras dudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s