A la española

“… el bello Lauro se deshacía –igualmente en francés- en grandilocuentes discursos de una arrogancia insufrible, cuyo contenido era, en resumen, que esperaba morir “comme un héros, à l’espagnole”, como había hecho su hermano, “de meme que son fier jeune frère Fernando”, que también había muerto como un héroe español”

El premio nobel de literatura Thomas Mann pone estas palabras en boca de Hans Castorp en su obra maestra “La montaña mágica”.

Como un héroe, a la española. No se a ustedes, pero a mí semejante afirmación me pone la carne de gallina. ¿Se dan cuenta? Se educa a la inglesa, se seduce a la francesa y se trabaja a la alemana. Pero morir, para hacerlo bien, como mandan los cánones, hay que hacerlo a la española.

Si cuando marcamos el paso de Europa nos catalogaban de orgullosos y soberbios por doquier, y vagos además de incultos hasta el límite de considerar un deshonor, como hidalgos, el trabajo físico. Si bien tuvimos reyes que prefirieron cazar y follar a gobernar, que, en definitiva, era aquello para lo que habían nacido. Si bien podemos sentirnos avergonzados de algunos capítulos oscuros de nuestra historia, tales como la Inquisición, que hizo de la vil envidia, ese mal tan nuestro, un instrumento de terror y muerte, o la conquista de América, donde impunemente asesinamos pueblos y amputamos culturas y creencias en nombre de Dios (“el verdadero”) y el progreso (el de nuestros bolsillos, o mejor los de la nobleza, el Rey y los financistas extranjeros).

Si tanta soberbia, crueldad, pereza, envidia y vileza fueron, históricamente, nuestro pan de cada día. Si frente a esto, franceses, alemanes e ingleses se vanaglorian de oponer la razón, la educación, la cultura, la exquisitez y el refinamiento, en definitiva, el progreso, no es poco consuelo que cuando vienen mal dadas y terciopelo, silogismo o perfume se truecan por esparto, sudor y miedo apelen al heroísmo español; a la desventurada honra de los nuestros a la hora de cruzar la laguna Estigia y mirar a los ojos de Cancerbero, forjada a base de mucho fuego y aún más hambre a lo largo de siglos de miserias.

En otro tiempo aún nos quedaba. Hoy, somos sol y playa.

Dámaso Martínez,Publicado en Thu Mar 01 18:20:27 UTC+0100 2007

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A la española

  1. javier dijo:

    Bonito relato a la heroica española, por desgracia inutilmente derrochada tanto ella como la sangre de los heroes, 500 años despues no somos ni capaces de sentirno orgullosos de ellos, ni de seguir defendiendo por lo que ellos lucharon (la comodidad hace olvidar las penurias de los heroes y verles como cosas que no van con nosotros) una pena no ser gabacho que adoran a Napoleón o Ingles que respetan a sus heroés, aqui cortes, pizarro son asesinos de indios si fueran ingleses tendrian estatuas en los mejores lugares de Londres y un verdadero heroe al cual incluso de Alatriste se queda corto, Blas de Lezo, borrado de la historia por una de sus multiples proezas, por un Rey Ingles al perder una batalla que consideraba ganada mando borrar todo relato de aquella batalla de los libros de historia, defendio Cartagena de Indias ante 27000 ingleses y 160 barcos, ejemplo de su valentia es este parrafo de la defensa de Cartagena.
    Vernon estaba envalentonado tras el saqueo de la mal guarnecida plaza de Portobelo, y el inglés desafió a Lezo, a lo que el marino español contestó: "Si hubiera estado yo en Portobelo, no hubiera Usted insultado impunemente las plazas del Rey mi Señor, porque el ánimo que faltó a los de Portobelo me hubiera sobrado para contener su cobardía".
     
    Esa frase es muy de Alatriste pues asín somo los españoles GILIPOLLAS, sentirnos culpables por ir a America, si hubieran ido los franceses, britanicos u holandeses? pues lo mismo o peor, nosotros nos mezclamos aunque fuera para …. basta mirar las colonias de estos paises solo negros o blancos y en todos con problemas racistas, en hispanoamerica yo nunca he oido nada de eso. Estaria bien saber k es de los indios de norteamerica tb tratados por los britanicos y luego sus decendientes americanos, o los aborigenes australianos, etc, quiza imponer la religion estuviera mal pero demostraba que se queria integrarlos ofrerles algo que aquellos dias poco podiamos ofrecer pero se les considero subditos por los reyes catolicos y se prohibio su exclavitus aunque luego se les explotara pero eso hoy en dia tb pasa y han pasado 500 años, no ir solo a convivir y a robar como el resto de paises.
     
    Bueno espero que no te haya aburrido, pero espero haber levantado intriga por saber las andanzas heroicas de Blas de Lezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s