MVP

Mediados de junio de 1991. Un chaval de Baviera de trece años se levanta a las tres de la madrugada con el objeto de disfrutar del quinto partido de las finales de la NBA entre los Lakers de “Magic” Johnson y los Bulls de Michael Jordan. Es el primer anillo para el 23 de Chicago y para su admirado Scottie Pippen.

Los ojos del chaval brillan con una luz especial camino de la cama y sueña. Sueña con llegar a jugar allí algún día, con los mejores jugadores y en la Liga más competitiva. El chaval crece, y más que los demás. Comienza a jugar en las categorías inferiores del club de su ciudad, Würzburg. Estudia el bachillerato y continúa creciendo hasta los 213cm.  Con 17 años continúa soñando, aunque la NBA se ve a una distancia sideral desde la segunda división alemana. Pero tiene talento, mucho. Tanto, que a pesar de tener la altura de un pívot juega como alero y su mejor virtud es el tiro exterior.  En su último año en el instituto es incluido en un grupo de jóvenes promesas europeas para jugar contra una selección de los mejores bachilleres norteamericanos. Logra 33 puntos y 11 rebotes. Recuerda, por su pelo rubio, ojos azules y mortífera muñeca a un mito: el 33 de los arrogantes Celt´s. Los ojeadores americanos toman nota y dos años después, tras haber cumplido el servicio militar, es elegido en el número 9 del draft por los Bucks de Milwaukee. A continuación, es traspasado a Dallas donde debuta bajo el padrinazgo de su gran valedor, Don Nelson.  Sin la confianza ciega de Nellie, muy probablemente no hubiera alcanzado su dimensión actual.

El primer año es de adaptación. En el segundo, demuestra ser una auténtica promesa. El tercero es All-Star. Su progresión parece no tener límite. Cada verano, mientras otros hacen anuncios, él pule y mejora con horas de trabajo en la cancha y el gimnasio cada aspecto de su juego: rebote, dribbling, defensa, juego al poste. El tiro no hace falta, ése siempre está ahí: viene de serie. Lleva a su equipo de la mediocridad a ser candidato al título. En 2006, tras una fantástica temporada con 26ppg, 9rpg y 3apg alcanza la Final de la NBA. Este año lidera a los Mavs a 67 victorias en temporada regular, en lo que es el sexto mejor registro de toda la historia para caer luego en primera ronda de playoff ante los Warriors. La decepción es tremenda. Aún así, su temporada es magnífica: 25ppg, 9rpg, 3,5apg y unos porcentajes asombrosos de 50% FG, 41% 3PT, 90% FT.

El 15/05/2007 es elegido MVP de la Liga Regular, honor que identifica al mejor jugador de la mejor Liga del mundo, y por ende del planeta. Es el primer europeo en lograrlo. Ningún aficionado al baloncesto podría haber imaginado en 1991 que 16 años después el MVP sería europeo, alemán para más señas, y además formado en el viejo continente. Ni el más osado hubiese apostado una peseta, ni mucho menos un marco por ello. Hoy es una realidad. Quizá los más jóvenes no sean conscientes de la relevancia de este logro. Pero a los que llevamos casi dos décadas siguiendo este deporte nos parece sobrenatural, aún nos frotamos los ojos para creerlo.

Gracias Dirk Werner Nowitzki, porque tú has hecho realidad nuestro sueño. Mi sueño.

 

Dámaso Martínez,Publicado en Sat May 19 14:20:32 UTC+0200 2007

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s