Oviedo 2007

Siguiendo el ejemplo de mi buen amigo Mau, yo también voy a realizar un ejercicio de Cierre Anual ayudado siempre por mis inabarcables conocimientos contables.

Enero*: Hizo frío y tal.

Febrero*: ¿Para qué sirve este mes? Sólo tiene el Carnaval y yo tengo la sana costumbre de celebrarlo en diciembre.

Marzo*: Me nevó en Gasteiz. Tardaba 50 minutos en ir andando a trabajar, un trayecto que en condiciones normales se hace en 10, a -2ªC y en gabardina. ¡Vaya gracia! ¡Es desternillante!

Abril*: Vuelta a Vetusta. Disfrutando de la calle Uría, la primavera, las camisetas de tirantes, las "astur-jartas", las tardes de lectura en casa y las sesiones dobles de NBA. Incomparable.

Mayo / Junio*: Comienza la rutina. Ya sabéis: trabajar denodadamente para levantar esta gran nación y los fines de semana desconectar, asistiendo a todo evento cultural que se presente, especialmente el Ciclo de Conferencias de Alberto Alonso de la Lama en los aledaños del Auditorio. Además, Lucho vuelve de Udine mucho más delgado, lo cual sorprende a propios y extraños. Vida tranquila y de calidad, en definitiva.

Julio*: Me enamoro perdidamente de una maravillosa chica ucraniana que, definitivamente, me abandona cuando se acaba su permiso de residencia en nuestro país. No creo que jamás vuelva a brotar en mi un sentimiento tan elevado y de semejante intensidad. Jenny (viene de Yevguenia), te quiero. A pesar de mi proverbial fortaleza mental, entro en un periodo depresivo y una espiral de autodestrucción que dura hasta que cojo vacaciones.

Agosto*: Vacaciones = Uropastur 2007. Viaje a Centro-Europa y Escocia con el objeto de descubrir las maravillas artísticas que Baviera, la República Checa, Viena y ¿Glasgow? tienen que ofrecer. Este viaje supone un verdadero proceso de crecimiento personal aún no culminado (se quedó en 175cm). Me sorprendo, ante todo, con la inmensa sensibilidad, bondad, tolerancia y respeto inherente a todo ser humano al tratar con un extranjero.

Septiembre*: Tras casi medio año de proyecto en la Caja, comienzo a tener una ligera idea de lo que hago y la sensación de ser útil, lo que me llena de orgullo y satisfacción ya que elimina esa horrible sensación de estar atracando, que me invade casi a diario.

Octubre*, Noviembre* y Diciembre*: Me limito a perder mi tiempo pensando en BrisAmar, porque todos los objetivos del año ya han sido sobrepasados con creces.

* Lo dejo para el final con el fin de no repetirme pero, como ya sabéis, en todos y cada uno de los meses: NPDF.

                                            Dámaso Martínez,Publicado en Thu Dic 27 19:52:33 UTC+0100 2007

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oviedo 2007

  1. Diego dijo:

    Y todo ello al margen del gran número de socializaciones realizadas a lo largo y ancho de este año que concluye, como por ejemplo las efectuadas en la Ciudad Condal, pese a lo arisco del ambiente, lo cual multiplica su valor hasta el infinito y más allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s