Celtics-Lakers: GAME 1

El espéctaculo en el TD Banknorth Garden la madrugada del jueves al viernes no defraudó a nadie. Todo el mundo estuvo a la altura de lo que se espera de un Celtics-Lakers. Especialmente un angelino nacido en Inglewood, ironías del destino, llamado Paul Pierce.

Los Celt´s, honrando su glorioso pasado, opusieron unas dosis inigualables de intensidad, unidad, determinación y orgullo que el talento purpúreo no pudo o supo contrarrestar. El partido comenzó animado con los locales acertados en ataque y concentrados en defensa lo que les permitió adquirir una pequeña ventaja a mediados del primer cuarto. Los Lakers respondieron para dejar las cosas igualadas al final del mismo. El segundo siguió el mismo guión hasta que los angelinos en un arranque de buen juego y perfecto movimiento de balón lograron terminar el cuarto con unos tres últimos minutos de brillantez que les permitieron irse cinco arriba al descanso.

Las cosas no pintaban bien para los bostonianos. Sin embargo, apareció "The Truth" y, haciendo gala de su apodo, anotó ocho puntos consecutivos al inicio del tercer cuarto para poner a los suyos tres arriba y encender los ánimos de una maravillosa afición, hambrienta de gloria tras 22 años de sinsabores.

El partido se mantenía igualado hasta que, a falta de siete minutos para el final del cuarto, Kobe Bryant anota una canasta impresionante y Kendrick Perkins cae, al intentar hacer una ayuda defensiva, sobre su compañero Paul Pierce. Éste se retuerce en el suelo con la mano en la rodilla derecha y mueca de dolor en el rostro. Sale de la cancha hacia al vestuario sostenido por dos de sus compañeros incapaz de apoyar el pie en el suelo.

La cara de los 18.624 aficionados que abarrotan el Nuevo Garden es un poema. Diez temporadas luchando por llegar a unas Finales para terminar lesionado en el primer partido de las mismas. No es justo, ni para el propio Pierce, ni para el corazón de los célticos, ni para el espectáculo, ni para el baloncesto. Pero la justicia y el deporte no siempre se dan la mano, como bien sabemos los oviedistas. Un nubarrón negro se ciñe sobre Massachusetts.

Pero tres minutos después vuelve el sol al salir Pierce del vestuario caminando por su propio pie y dirigirse al banquillo pidiendo a "Doc" Rivers retornar a pista. El entendido público se pone en pie y ovaciona a su héroe entonando "Reed, Reed, Reed", en honor a otra gesta de los 70 cuando Willis Reed juega cojo en el séptimo partido de las Finales para llevar a su equipo a la victoria, al más puro estilo "Cid" Campeador, frente a los omnipresentes Lakers.

Pierce termina el cuarto anotando dos excepcionales triples que ponen a su equipo cuatro arriba para sumar un total 15 puntos en sólo ocho minutos de juego. Suena la Heroica de Beethoven.

Emocionalmente, el partido a esas alturas ya es verde. Los Celt´s terminan venciendo 98-88 firmando un nuevo capítulo en el libro de oro del baloncesto.

UBUNTU!!!    

                                           Dámaso Martínez, Publicado en Sat Jun7 12:53:34 UTC+0200 2008

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Celtics-Lakers: GAME 1

  1. Alberto dijo:

    Joder, como mola tu justicia. di que no es justo…..Si es Yao,le cae encima Luther head y sus 80 kilos(no 140 como Perkins) y 4 meses de baja. Y al año siguiente,Alston en vez de Head. Y a mamarla.Menos mal que me explicaste lo de UBUNTU. Ya me parece mas tonto Rivers.A ver como sigue la serie…crack

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s