Celtics-Lakers: GAME 2

El segundo encuentro en el Nuevo Garden comienza con las dudas lógicas sobre el estado de la rodilla derecha de "The Truth". Pierce, en declaraciones las horas previas del partido, afirma que jugará sí o sí y que no va a efectuar la resonancia magnética, necesaria para determinar el verdadero alcance de su lesión, hasta que terminen las Finales.

El comienzo del choque es una repetición del primero. Los Lakers logran una ventaja inicial que los Celt´s se encargan de reducir a dos puntos al final del primer cuarto. Pierce, dispersa las dudas sobre su estado físico, anotando 9 puntos en los primeros 12 minutos.

En el segundo cuarto se escucha el rugido del león en Beantown. Leon Powe sale desde el banquillo para dar a los locales un empujón definitivo en forma de 8 inesperados puntos que unidos a la aportación de un incombustible Pierce y el reaparecido Allen otorgan una ventaja de 54-42 al descanso. Tras el intermedio el escenario no cambia y los Celtics arrollan a unos desfigurados Lakers. Un nuevo "show" del sorprendente Powe, en el partido de su vida, espolea el juego ofensivo de su equipo, que terminará el partido con 31 asistencias para 45 canastas en juego y el cuarto corriendo el contraataque como si de los años 80 se tratase. El 83-61 al final del mismo habla a las claras de lo que fueron los dos mejores cuartos del equipo bostoniano en años.

No vendas la piel antes de cazar el oso, dice el sabio refranero español.

El último cuarto se tornaba intrancendente, ideal para las palomitas y la cerveza. "Garbage time" que dicen los anglosajones. Sin embargo, Kobe Bryant no estaba de acuerdo. Los Lakers, a base de juego rápido, sin permitir asentarse a los arrogantes verdes en defensa, y un gran acierto en el tiro exterior fundamentado en Farmar, Vujacic y Radmanovic, más los 13 puntos de la "Mamba Negra" en el periodo, consiguen reducir el déficit a 104-102 con 38 segundos por jugar.

Y, una vez más, "The Truth was out there". Paul Pierce recibe sobre la línea de tres frente al aro, inicia una penetración con un reverso, pasa en medio de dos rivales y fuerza la falta personal. Dos tiros libres anotados, 106-102 y 22 segundos por jugar. Game Over.

En la entrevista post-partido, a pie de pista, le preguntan sobre la presión y la importancia de los dos tiros libres finales. Pierce responde: "Bueno, en realidad sólo son dos tiros libres; se supone que hay que meterlos".

2-0. Espera Los Angeles.

UBUNTU!!!

                                       Dámaso Martínez, Publicado en Wed Jun12 19:28:34 UTC+0200 2008 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s