Celtics-Lakers: GAME 5

El partido de Pau. Más allá de unos encomiables números: 19 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias, 2 tapones, 6-10 FG y 7-10 FT, Pau Gasol tuvo una influencia real en el devenir del encuentro por primera vez en la eliminatoria. Su actuación oscureció a todo un ex-MVP como Kevin Garnett, tanto en defensa, cargándole pronto de faltas, como en ataque, limitando su contribución ofensiva a 13 puntos.

Tras un primer cuarto majestuoso los Lakers alcanzan una ventaja de 19 puntos que dilapidan en los siguientes 12 minutos. Esta es una tónica que se repite una y otra vez tras el traslado de la serie a Los Ángeles. ¿Por qué se da esta situación? Realmente es inexplicable. Podemos fijar las razones en la excelente defensa céltica, en que el juego del banquillo no está a la altura del resto de la temporada y los Farmar, Vujacic, Walton, Turiaf se ven superados una y otra vez por la determinación y veteranía de los Posey, Cassell, Brown o Powe, en que los titulares de los angelinos están más cansados físicamente (aunque hayan jugado cinco partidos menos que los bostonianos), en que los visitantes tienen más "hambre" de victoria. Se pueden argumentar 1.000 razones, lo que único claro es que sucede. Una y otra vez los locales obtienen cuantiosas ventajas que ven escaparse con la misma rapidez con la que se consiguieron.

La cuestión es que bajo el liderazgo de Pierce, 16 puntos en el segundo cuarto para un total de 21 al final de la primera parte, los Celtics se van a tres puntos a los vestuarios, 55-52, y los cimientos de la fiebre amarilla se tambalean ante un probable 4-1.

Sin embargo, en el tercer cuarto cambiará el escenario. Los Celtics juegan los peores seis minutos de la Final. Echan mucho de menos a dos titulares en el banquillo tocados por las lesiones: Perkins especialmente (no juega un sólo minuto) y Rondo (juega sólo 14:32 en todo el partido). El tiro exterior no entra y con House, Allen, Pierce y Posey en cancha (el más alto 2,01) frente a Odom (2,08) o Gasol (2,15) el rebote comienza a ser un problema. Los Lakers aprovechan esta situación, algo que no lograron en el partido anterior, y comienzan a hacer las pequeñas cosas que marcan la diferencia entre ganar y perder: rebotes ofensivos que implican segundas y terceras oportunidades de tiro, tapones, balones divididos en su haber. De esta forma, atesoran una renta de nueve puntos de cara a la fase final del encuentro.

En el último cuarto los orgullosos verdes dan el último arreón, con Pierce marcando el camino (10 puntos en el último cuarto) secundado por Garnett y logran empatar el choque a falta de 4 minutos: 90-90. Sin embargo, Gasol de nuevo y un par de sobresalientes acciones defensivas de Bryant, que le roba la cartera a un Pierce exhausto tras anotar 38 puntos, sellan la victoria de los locales por 103-98.

L.A. fuerza el sexto; el campeonato se decidirá en el TD Banknorth Garden de Boston.

UBUNTU!!!

                                             Dámaso Martínez, Publicado en Tue Jun24 19:46:15 UTC+0200 2008

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s