Celtics-Lakers: GAME 6

De vuelta en Boston, los Celtics van a tardar poco tiempo en dejar claro que el 17º ondeará la temporada que viene en el techo del TD Banknorth Garden.

En el segundo cuarto se desata el tornado verde, galvanizado por el mejor Garnett de las series. El parcial es de 34-15 y los locales alcanzan el descanso con una ventaja de 23 puntos. Los Lakers jamás llegarán a acercarse por debajo de los 20 puntos y el resultado final de 131-92 es más que revelador. Los Celtics aniquilan a los Lakers con una increible defensa (18 robos, record en un partido de una final) y un ataque equilibrado en el que brillan Garnett (26 puntos, 14 rebotes) y Allen (26 puntos, 7-9 3PT), acompañados por el MVP Paul Pierce (17 puntos, 10 asistencias) y un voluntarioso Rondo (21 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias, 6 robos).

La clave, sin embargo, está en el segundo cuarto y ahí la aportación de los reservas House y Posey es, una vez más en la eliminatoria, decisiva. Los Lakers no se encuentran en ningún momento, son un equipo derrotado e incluso un Kobe Bryant apagadomuestra señales inequívocas de impotencia y frustración lanzando triples kilométricos sin sentido.

El partido no da para mucho más. Pero sí los campeones. Los arrogantes verdes, la franquicia más laureada del deporte profesional americano, ganan su 17º título tras 22 años en la sombra. Y es emocionante. Pone la piel de gallina escuchar el apoyo de un público entregado a lo largo de 48 minutos, aplaudiendo, cantando, gritando, presionando al rival. Nada que ver con el esnobismo de L.A. Y aún estremece más ver a un Kevin Garnett, tras 13 años de profesional, con un MVP de la temporada regular a sus espaldas, otro MVP del All-Star, un premio de Mejor Defensor, 10 apariciones en el Partido de las Estrellas, 4 veces máximo reboteador de la Liga, llorar desconsoladamente ante las preguntas de la periodista de la ABC, sin poder encontrar palabras para responder excepto: IT IS POSSIBLE!!! IT IS POSSIBLE!!! para a continuación ir a fundirse en un interminable abrazo con Bill Russell, El Señor de los Anillos, susurrando al oído:

"I got my own, I got my own. I hope we made you proud"

Y, ¿qué decir de "The Truth"? El MVP de las Finales con 21,8ppg, 4,5rpg y 6,3apg. El corazón de los bostonianos. El chaval que creció en Inglewood odiando a los Celtics de Bird, McHale y Parish. El adolescente que adoraba a "Magic" Johnson y prometió que nunca jugaría para los arrogantes verdes. El adulto que, a pesar de su ascendencia californiana, entiende como nadie el significado de ser un Celtic. El hombre que, irónicamente, ha sido el principal responsable de la derrota angelina.

Tras 10 años de decepciones, se ha ganado a pulso su momento de gloria y allí está con una sonrisa de oreja a oreja, en pie, con el trofeo de campeón en su mano derecha señalando a la grada, consciente de que su número 34 también ondeará en el techo del pabellón recordando a las nuevas generaciones quién fue y qué consiguió, otorgándole, de manera imprecisa, cierto halo de inmortalidad.

UBUNTU!!!*

*UBUNTU is an african word that roughly means: "I am, because we are". It was the Boston Celtics unifying team motto all season long.

                                          Dámaso Martínez, Publicado en Wed Jun25 17:17:17 UTC+0200 2008

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s